No vamos por todo, vayamos con todos…

Estándar

En estos días se habló bastante de la dictadura de los K, es caer en un error hablar de este gobierno como dictatorial, no llega a los niveles de violencia y censura de las que sufrimos en otros momentos de la historia de nuestro país. Pero también es erróneo negar el autoritarismo que sufrimos los argentinos. Este es un gobierno autoritario que no respeta el federalismo, y por tanto la constitución, cuando incumple la ley de coparticipación federal en detrimento de las gobernaciones e intendencias opositoras y, lógicamente, en beneficio de las “amigas”. Un gobierno que se hace llamar popular pero vetó el 82% móvil. Un gobierno que se hace llamar progresista pero redujo en un 50% las becas universitarias nacionales. Un gobierno que dice ser la nueva política, pero en los 90 fue oficialista. Un gobierno que dice defender el estado pero que colaboró para privatización de YPF. Un gobierno que critica a la Alianza, pero que tiene al FREPASO integrando su coalición. Un gobierno que dice luchar por las minorías pero no las respeta en el congreso. Un Gobierno que no respeta las instituciones. Un gobierno que quiere ir por todo.

El ir por todo quedó claro el jueves, cuando se llevó por delante el sistema republicano, “democratizando” la justicia. Lo primero que recordé al escuchar que el oficialismo peronista tenía intenciones de que los miembros del consejo de la magistratura sean electos popularmente es el texto “Consideraciones sobre el poder judicial argentino” donde Eugenio Zaffaroni, si el K, explica que, bajo su punto de vista, los magistrados no debían ser electos popularmente ya que no le parecía aplicable a la realidad argentina, en el momento que él escribió la elección era por designación política. Era partidario de un consejo de magistratura en el que la elección sea en forma integrada entre delegados de parlamento y magistrados. Con este pluralismo se aseguraría la plena democratización del organismo y se neutralizaría cualquier tentativa hegemónica. Recordemos que Zaffaroni fue constituyente en 1994.

Las manifestaciones del miércoles demostraron que ellos pueden llegar a tener todo, pero que cada vez están más de tener el apoyo de todos, que el 54% de los votos que les hace pensar que pueden disponer como les plazca de los 40.000.000 de argentinos está cada día más deslegitimado, esto se confirmará rotundamente o seguirá igual después del 20 de octubre. Si ese día se confirma sabremos que la protesta, como la revolución del parque, está vencida pero el gobierno está “muerto”. Lastimosamente, para este país, muy pocos gobiernos tuvieron el orgullo de terminar sus mandatos “vivos”.

Cuando unos van por todo y están con muchos y contra muchos, nosotros sigamos recordando la frase de Don Hipólito Yrigoyen, que dice: “No estamos contra nada ni contra nadie, sino con todos y para el bien de todos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s