¿Por qué milito?

Estándar

Ayer navegando en Internet y chusmeando las redes sociales leí a una chica de mi edad -años más, años menos-, escribir sobre unos niños, según ella de no más de 10 años, quienes le robaron a un grupo de amigos suyos. Esta joven publicó algo así: “Por un lado me da bronca, por le otro tristeza por esos nenes. Si no llevan nada a la casa seguro los cagan a palos, pero si me roban a mí también los cagaría a palos. Desgraciadamente no se puede hacer nada, ellos y todos sus descendientes van a ser siempre así, porque no tienen educación. No se puede hacer nada para cambiar”.

Esa situación 2.0 que presencié me hizo preguntarme algo, tal vez trascendental en mi vida. ¿Para qué milito en política? La respuesta, la deduje cuando me di cuenta que la oración que menos comparto de la cita del primer párrafo es la última <<no se puede hacer nada para cambiar>>.

Mi banda favorita, Las Pastillas del Abuelo, y mi abuela coinciden en algo, ambas dicen: “Tiempo al tiempo mi amor”. Puede ser que lleve tiempo el cambio, pero no lo veo imposible, es un trabajo de hormiga, si, eso es innegable pero no le quitemos su tiempo al tiempo.

Pero con militancia firme y constante, con ese trabajo de hormiga y con políticas de estado vamos a ver cambios. Seguramente sean progresos minúsculos, y como un padre con su hijo en estado vegetativo tengamos que contentarnos con que la sociedad mueva un dedo, una vez cada tanto. Pero nuestra militancia tiene que buscar y puede alcanzar el cambio cultural.

Pensando de otra manera, del lado del statu quo, la política solo existiría para repartir subsidios populistas que, a corto plazo, hagan más felices a los pobres en su pobreza. El verdadero cambio se va a dar cuando las medidas cortoplacistas sean utilizadas solo como un instrumento para poder trabajar, con tranquilidad, los problemas de fondo, y de esa forma lograr la inclusión de los ahora excluidos. Para el mal de nuestro país, durante muchos períodos de su historia, nos olvidamos pensar en la mitad del programa, la segunda para ser exacto, por ejemplo en las últimas dos décadas.

Como militante de un partido que nació luchando por la inclusión política -aunque leer comentarios tan pesimistas nos hace darnos cuenta del lógico* proceso de despolitización que sufrimos los argentinos -, creo que es posible lograr ahora la social, que dignifique a la persona. Por eso si me preguntan porqué milito en política, puedo responder con solo una oración: porque creo que se puede cambiar esta situación.

* Cuando califico de lógica la despolitización de nuestro país, lo hago porque raro sería que no sufra algo así un país, como el nuestro, acostumbrado a las dictaduras y las democracias autoritarias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s