A 109 años de la “Revolución Radical”

Estándar

El 4 de febrero de 1905 estalló una revolución de la Unión Cívica Radical en diversos puntos del país. Si bien el gobierno de Quintana logró sofocarla, los dirigentes de la época se convencieron de la necesidad de realizar cambios profundos en el sistema político. Desde finales del siglo XIX, un sector del grupo gobernante había comenzado a darse cuenta de que la prosperidad alcanzada podía peligrar si no se atendían los reclamos de la oposición. Se mostraron entonces dispuestos a considerar reformas graduales en el sistema electoral -que llegó a su techo en 1912 con la famosa “Ley Saenz Peña” (voto secreto, abierto al padrón militar, representación de las minorías en la Cámara de Diputados y en el Colegio Electoral mediante el reemplazo de la lista única por el de 2/3-1/3, entre otros cambios)-, con el fin de evitar conflictos sociales. A continuación comparto una nota del blog “¿Vale la pena ser argentino?” de Carlos Pistelli:

Pronunciamiento del 4 de Febrero de 1905.

Hist1893hyrigoyenEn pleno verano, insólita fecha comentan los círculos de poder, los radicales dan su pronunciamiento revolucionario. El primer sorprendido es el Presidente de la República. No ha gobernado cuatro meses y ya tiene una revolución que le quema la cara. Por eso su tremenda orden: “Dígale en mi nombre (al ministro de guerra) que a cualquier jefe u oficial del Ejército que tome sublevado, con las armas en la mano, lo fusile inmediatamente bajo mi responsabilidad”.

Tan sorprendido como el Presidente, los corredores del Régimen. Hasta el Pueblo mismo que la recibió en ayunas. En los siguientes días, se supo del Manifiesto justificando el levantamiento, y de quienes lo firmaban. Totales desconocidos. Hasta el propio Irigoyen, del cual su nombre se conocía poco y nada, salvando los conocedores del mundillo de la política. Pero la firma era clara: Unión Cívica Radical, y el Pueblo se volcó a las puertas de los Comités que volvían a abrirse.

La Revolución estalla en provincia de Buenos Aires, Capital Federal, Santa Fe, Córdoba y Mendoza. Su principal objetivo, hacerse con el Arsenal de Guerra, fracasa, e Irigoyen depone las armas para evitar el inútil derramamiento de sangre.

Buenos Aires: Irigoyen mismo coparía el arsenal y a su encuentro vendrían los regimientos de Campo de Mayo y el 2 y el 6 de infantería que el mayor Villa mayor traería desde Bahía Blanca. Al conocer la detención de la mayoría de los insurrectos en el arsenal, Villa mayor parlamentó la rendición. Sus suboficiales, sintiéndose engañados, dispararon contra sus jefes. Villa mayor y Valentín Vergara, posterior gobernador de la provincia, salvaron la vida. Otros como el jefe civil del levantamiento, Cornelio Baca, cayeron en la estación de Piravano.

Rosario: Los revolucionarios tomaron la ciudad, y algunos cantones resistieron hasta el 7. Se combatió en el centro y en el Sindicato de los cerveceros en el barrio de Arroyito, extendiendo la fortuna de los combatientes hasta la localidad de San Lorenzo. José Chiozza lideraba a los insurrectos.

Mendoza: El doctor Lencinas tomó el control de la provincia. Al saber de la rendición dispuesta por Irigoyen, tomó los caudales públicos y escapó con sus seguidores siguiendo el cordón cordillerano. Don Hipólito repuso el faltante de su fortuna personal.

Córdoba: Dirigía el coronel Fernández, junto a los civiles Leopoldo Melo y Elpidio González. No sólo coparon la provincia. También apresaron al vicepresidente Figueroa Alcorta, al hijo de Roca, al ex jefe de la policía federal doctor Beazley y el mismo “Zorro” se les escapó por poco. Derrotado el movimiento, los insurrectos, además de pretender resistir, jugaron su amnistía tomando al vicepresidente como rehén. Éste les dio la idea. Como Quintana se negó, la relación entre ambos quedó deteriorada.

Tras permanecer oculto, el jefe radical se presentó a la justicia como único responsable.

Manifiesto Revolucionario.

“La Unión Cívica Radical al Pueblo de la República:

“…Es sagrado deber del patriotismo ejercitar el supremo recurso de la protesta armada a que han acudido todos los pueblos del mundo en el continuo batallar por la reparación de sus males y el respeto de sus derechos.

“…Difamada la República en todos los centros del mundo, el descrédito seguirá latente y pasará a los anales de su vida sin que sea dado precisar cuánto daño habrá ocasionado, ni cuándo retornará a la plena seguridad de su prestigio. Agotada y perturbada durante el mejor desarrollo de sus energías, ya no recuperará la savia perdida, cualquiera que sea el acrecentamiento futuro…

“Es ésta una severa lección para no consentir las desviaciones de los gobiernos, dejándolos impunes porque se hacen irreparables y asumen el carácter de responsabilidades colectivas, infiriendo a la sociedad males que no debió sufrir o privándola de beneficios que debió alcanzar.

“Mediante un sistema de punibles irregularidades, las provincias han sido convertidas en meras dependencias administrativas. Los gobernadores invisten y ejercen la suma de los poderes, y a su vez se prosternan ante el Presidente de la República, quién, por el hecho de serlo, adquiere prepotencia tan absoluta, que todos, hasta el Congreso y las legislaturas se someten incondicionalmente a su voluntad para afianzarse en el cargo que detentan, retomarlo si lo han perdido o conseguirlo si lo aspiran…

“Ese desconcierto moral y ese derrumbe de las instituciones han producido la consiguiente descomposición. Nada ha quedado en pie, ni ha recibido las reformas del progreso… todos los centros y ramas del gobierno, están en el caso acusando descenso moral, incompetencia y abandono de los más importantes intereses de la Patria… todos los cargos públicos se conceden a los cortesanos con prescindencia de integridad y de ilustración. La labor administrativa se traduce en obra inorgánica y destructora, en la contradicción permanente de las iniciativas más opuestas, mientras quedan sin solucionarse los grandes problemas del bienestar nacional.

“Esperar la regeneración del país de los mismos que lo han corrompido, pensar que tan magna tarea puede ser obra de los gobiernos actuales de la República y de la Presidencia surgida de su seno, sería sellar ante la historia y sancionar ante el mundo 25 años de vergüenza con una infamación, haciendo del delito un factor reparador, el único de redimir el presente y salvar el futuro de la Nación…”

Terminaban diciendo:

“La UCR que es fuerza representativa de ideales y de aspiraciones colectivas, y que combate un régimen y no hombres, no puede pues declinar de su propósito ni arriar su bandera.

“Va a la protesta armada venciendo las naturales vacilaciones que han trabajado el espíritu de sus miembros porque contrista e indigna sin duda el hecho de que un pueblo, vejado en sus más puros atributos, e intensamente lesionado en su vitalidad, tenga aún que derramar su sangre para conseguir su justa y legítima reparación. Pero el sacrificio ha sido prometido a la Nación: lo reclaman su honor y su grandeza, y lo obliga la temeraria persistencia del régimen y la amenaza de su agravación.

“La revolución la realiza únicamente la UCR porque así lo marca su integridad y lo exige la homogeneidad de la acción, pero es por la Patria y para la Patria. Ese es el sentimiento que la inspira y ésa es la consigna que lleva cada uno de sus soldados. En ese concepto solicita el concurso de cuantos quieran contribuir con su esfuerzo a la obra de reparación”.

http://biblioeconomia.blogspot.com.ar/2013/02/los-oficiales-sublevados-en-la.html

http://biblioeconomia.blogspot.com.ar/2013/02/la-revolucion-radical-de-1905-en-rosario.html

http://historiapolitica.com/datos/biblioteca/Prieto.pdf

Anuncios

Un comentario en “A 109 años de la “Revolución Radical”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s