Alfredo Leuco: ¿No debería renunciar Agustín Rossi?

Estándar

Tras unos días sin postear, por estar ocupado en otras cuestiones, vuelvo para compartirles esta columna del sitio personal de Alfredo Leuco, titulada: “La Droga es el Enemigo del Pueblo”. En la misma toca distintos puntos que potencian el narcotráfico en nuestro país. Uno de ellos es el reciente choque mediático entre Sergio Berni y, el Paladín Peronista de la Justicia, que los santafecinos le dimos a la República Argentina, Agustín “Chivo” Rossi.

chivochapulin[1]Me hago y le hago una pregunta: ¿ No debería renunciar ya mismo el ministro de Defensa? Con semejante desautorización pública que Agustín Rossi recibió por parte de Sergio Berni y Jorge Capitanich, es decir de Cristina, no debería dejar el gabinete? Yo se que si Rossi abandona su cargo no se solucionará el problema mas grave que tiene la Argentina que es la instalación cada vez mas fuerte de los narcotraficantes. Ese es el verdadero problema. Que Cristina haya dejado colgado del pincel a Rossi, de última, es una anécdota que confirma el maltrato y desagradecimiento que ella tiene hacia su propia tropa que fue fiel y verticalista a mas no poder. Pero esas son peleas de palacio. Para el ciudadano común, el drama es que los mas altos funcionarios de este gobierno no se ponen de acuerdo ni siquiera en lo básico. Y la droga sigue quemando la cabeza de nuestros jóvenes. Y las bandas mafiosas de narcos tienen cada vez mas poder para matar y hacer lo que se les ocurra y las soluciones no aparecen.

Podría tomar prestado el título de la magistral obra de Ibsen para decir que estamos ante “un enemigo del pueblo”. El mayor enemigo, el más peligroso, el más letal, diría yo. Son criminales organizados que dominan jueces y comisarios. Perforan las instituciones y las prostituyen. Disparan cañones de un millón de dólares. Y los funcionarios honrados son sus peores enemigos. Porque no transan con los transas. Porque no negocian. Porque su ética personal los hace blindados ante las coimas por mas grandes que sean. Eso desespera a los narcos y apelan al crimen organizado que es lo que mejor conocen.
En los últimos días han ocurridos varias cosas graves.
Lo último fue esta pelea sobre si Argentina produce o no la droga. Ambos funcionarios tienen razón. Es verdad que en nuestro país no hay plantaciones de coca como en Colombia, Peru o Bolivia, como dice Berni. Pero también es cierto que nuestro país es el que mas cocinas y laboratorios tiene además de los nombrados. Aqui llega la pasta base y se fracciona o directamente se fabrican otros venenos parecidos con sus derivados. O si no que me cuenten donde se planta el Paco que está haciendo estragos entre nuestros hermanos argentinos mas pobres y mas jóvenes. A eso se refería Rossi.
Ya estamos naturalizando la cantidad de muertos que están generando estos peligrosos delincuentes que dinamitan la sociedad y sus lazos solidarios. Rosario y su zona de influencia tal vez sea el ejemplo mas cruel. Los llamados soldaditos de la droga que cobran fortunas por distribuir o por vigilar y que no trabajan ni estudian. Nada los detiene. Solo los balazos de otros soldaditos como ellos. Son capaces de tirotear la casa particular del gobernador de Santa Fe en un hecho sin antecedentes o de amenazar de muerte a los periodistas corajudos del diario El Sol de Mendoza.
Pero el tema no es solo social, cultural, policial o de inoperancia de los funcionarios del gobierno. La justicia también tiene que ponerse a la altura de las circunstancias. La semana pasada, nadie le dio demasiada importancia, pero liberaron a uno de los mas peligrosos jefes narcos por ser buen alumno en la cárcel. Si, así como lo escucha. Un escánalo inexplicable que ofende la dignidad de las personas honradas. Se trata del ciudadano peruano apodado “Marcos”. Estaba preso desde 2007 por ser el capo de la villa del Bajo Flores. Le rebajaron la condena porque terminó el secundario y aprendió mecánica. ¿Se da cuenta de la locura y la sinrazón de la que estamos hablando? Marcos fue condenado tres veces (repito, tres veces) por narcotraficante y por ser el jefe del negocio de la cocaína y el paco en la villa 1-11-14. Se da cuenta de la calaña del personaje. Bueno, Marcos, ya está circulando en libertad por las calles, entre nosotros. ¿Hasta cuando vamos a permitir esto?
La iglesia está jugando un rol clave. Ya denunció con todas las letras la responsabilidad del estado en el avance del narcotráfico. Puso el grito en el cielo por esta situación de difícil retorno porque dijo que el poder de corrupción y extorsión de estos grupos criminales es gigantesco.
Es el negocio de la muerte de nuestros jóvenes. Es el enemigo del pueblo. Es hora de que hagamos algo. Todos tenemos responsabilidad. Pero el gobierno es el principal responsable. Quien quiera oír que oiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s